Kabbani (II)

He alquilado una habitación doble

en la casa de la luna,

para pasar el fin de semana:

los hoteles del mundo no me gustan

sólo me gusta vivir en la luna.

Pero allí, amor mío,

no reciben a ningún cliente sin mujer.

¿Vienes conmigo, luna,

a la luna?

Acerca de La Novia de Corinto

Sigo siendo yo. Sigo en la Universidad (creo que nunca la dejaré) y ya tengo siete gatos que me miran cuando estoy alegre y saben cuando estoy triste.
Esta entrada fue publicada en La poesia no es para todos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>