(Me lo dijo Baudelaire anoche)

Gloria y lhonor a ti, Satán, en las alturas
del Cielo, en donde reinas, y en las profundidades
del Infierno, donde vencido, sueñas en silencio.
Haz que mi alma un día, bajo el Árbol de la Ciencia,
cerca de ti repose, cuando sobre tu frente,
igual que un Templo nuevo, esparza su ramaje.

Acerca de La Novia de Corinto

Sigo siendo yo. Sigo en la Universidad (creo que nunca la dejaré) y ya tengo siete gatos que me miran cuando estoy alegre y saben cuando estoy triste.
Esta entrada fue publicada en La poesia no es para todos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>