ClimateGate: HadCRUT subestima el calentamiento

La blogosfera negacionista ha sido un hervidero durante los útlimos dos meses a raíz del robo y difusión de más de 1.000 correos electrónicos que en un periodo de 13 años pasaron por la Unidad de Investigación Climática (CRU) de la Universidad de East Anglia, que colabora con el Hadley Centre de la Oficina Meteorológica británica (UK Met Office) en un análisis de temperaturas globales (CRUTem).

Muchas instituciones científicas, así como investigadores a título individual y la comunidad científica británica han confirmado que nada de lo hallado en esos correos electrónicos cuestiona la solidez de la ciencia climática (mientras, Steve McIntyre continúa demostrando que, si algún día tuvo algún interés en la ciencia, hace mucho tiempo que lo abandonó por la afición de marear la perdiz).

Lo más sustancioso que encontraron los escépticos fue un correo de hace 10 años escrito por el Director de la Unidad, Phill Jones, en el que decía que acababa de completar el truco de Mann de añadir las temperaturas reales para los últimos 20 años y desde 1961 en las de Keith para ocultar el declive”:

I’ve just completed Mike’s Nature trick of adding in the real temps to each series for the last 20 years (ie from 1981 onwards) and from 1961 for Keith’s to hide the decline

Es una cuestión técnica. La señal climática en los anillos de algunos árboles ubicados en altas latitudes se separa de las temperaturas reales en las últimas décadas, de modo que se sustituye esa parte por las temperaturas medidas instrumentalmente, calibrando la escala con un periodo en que se solapen. Los negacionistas aprovecharon la palabra “trick” y “hide” para decir que HadCRUT ocultaba un descenso en las temperaturas [o, lo que es lo mismo, que los anillos de los árboles son más fiables que los termómetros para medir la temperatura] y que su análisis de datos exageraba el calentamiento(la última insinuación de ese tipo a raíz del pseudoanálisis de un grupo negacionista ruso).

Pues bien, lo que se va confirmando es precisamente todo lo contrario. Que el análisis de la CRU probablemente está infraestimando el calentamiento, tanto en tierra como en el océano y por motivos diferentes. Ya se avanzaba hace un mes y ahora lo comenta Chris Folland, del Hadley Center de la Oficina Meteorológica británica, en una conferencia que dio antes de ayer en la reunión de la American Meterological Society, según nos reporta el blog de Nature.

La infraestimación en tierra se notó al comparar las temperaturas de la CRU con el reanálisis de un modelo  de Adrian Simmons (European Centre for Medium-Range Weather Forecasts) y colegas que se va a publicar en el Journal of Geophysical Research, con la infraestimación más notable en el norte de Canadá y Asia, y en Groenlandia. El problema de fondo parece estar relacionado con la falta de algunos datos en las series de temperatura mensual promedio en HadCRUT3.

El problema con los océanos es distinto, y RealClimate ya lo reportaba hace más de un año a raíz de la publicación de Thompson et al en Nature. El cambio de tipo de cubos para recoger el agua del mar tras la segunda guerra mundial produce un sesgo de enfriamiento con el nuevo método, ya que el anterior producía un ligero calentamiento del agua. Lo mismo parece haber sucedido hace unos 20 años con el cambio de mediciones desde barcos a mediciones con boyas.

Para concretar más habrá que tener paciencia hasta que concluyan el trabajo y publiquen el nuevo análisis.

Leave a Reply