Archive for julio, 2010

Dos publicaciones interesantes

Viernes, julio 30th, 2010

Por un lado, la nueva publicación de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU:

Advancing the Science of Climate Change (acceso online gratuito)

Taduzco el comienzo de la sinopsis que ellos mismos hacen:

Está teniendo lugar un cambio climático, está causado fundametalmente por las actividades humanas, y plantea riesgos significativos para (y en muchos casos está ya afectando) un amplio rango de sitemas humanos y naturales. Las razones de peso para estas conclusiones se proporcionan en [esta publicación]

También está interesante otro informe de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU) publicado en el Bulletin de la AMS (Sociedad Meteorológica Americana). A raíz de la publicación ilegal de cientos de e-mails de la CRU (Unidad de Investigación Climática) de la Universidad de East Anglia, los negacionistas centraron buena parte de sus ataques en cuestionar el registro de temperaturas globales elaborado por dicha Unidad en colaboración con la Oficina Meteorológica del Reino Unido (uno de los tres registros globales más prestigiosos del mundo). Este estudio de la NOAA viene a mostrar la enorme cantidad de líneas de evidencia que muestran que ha habido un calentamiento significativo, más allá de las estaciones meteorológicas globales analizadas por la CRU. En la web SkepticalScience hacen un resumen de las evidencias que son netamente humanas (traducido al español aquí). El estudio de la NOAA:

State of climate 2009 (Nota de PrensaHighlights)

Que ellos mismos resumen:

El informe ”2009 State of the Climate” publicado hoy recoge los datos de 10 indicadores clave del clima que apuntan todos ellos al mismo descubrimiento: la evidencia científica de que nuestro mundo se está calentando es inequívoca.

Judith Curry se pone en ridículo (otra vez)

Martes, julio 27th, 2010

1ª Edición: Cómo dejarse en ridículo a uno mismo en dos sencillos pasos, por Judith Curry, climatóloga y catedrática de la Escuela de Ciencias Atmosféricas y de la Tierra en el Instituto Tecnológico de Georgia:

PASO 1:

Deepclimate acusa a Wegman de plagio [...] este es uno de los ataques más censurables a un reputado científico que he visto

Tras mostrarse que la acusación está fundada procede continuar con el

PASO 2:

mis comentarios acerca de Wegman [...], se trata deasuntos que no he investigado en ningún detalle (ni tengo intención de hacerlo). [...] Esta es la última palabra sobre el tema, y pido a Keith que no permita ningún comentario más sobre este tema del plagio.

RIDÍCULO: dar una opinión sin haberse informado sobre el tema, y no retirarla ante la evidencia.

INCOHERENCIA: parecía que la Dra. Curry estaba interesada en los escándalos en el campo de la climatología. Ahora demuestra que sólo le interesan determinados escándalos.

2ª Edición: Cómo dejarse en ridículo a uno mismo en dos sencillos pasos, por Judith Curry, climatóloga y catedrática de la Escuela de Ciencias Atmosféricas y de la Tierra en el Instituto Tecnológico de Georgia:

PASO 1: tira la piedra y esconde la mano.

[este artículo de Tamino sobre el libro contiene] numerosos errores fácticos y tergiversaciones,  e ignora muchos de los principales puntos del libro

Habrá cierta presión social para que se concrete la acusación, pero es muy importante no especificar nunca cuáles son esos errores fácticos o esas tergiversaciones (puesto que no existen). Debe desviarse la atención a los asuntos no tratados en el artículo de Tamino. Gavin Schmidt, climatólogo de la NASA, se molesta en refutar esos asuntos no tratados por Tamino que tan interesantes le parecen a Judith Curry ¡pero no preocuparse! que el paso 2 permite escaquear toda responsabilidad sin entrar siquiera en el asunto:

PASO 2: ¡yo no he dicho nada de eso!

lo que he escrito [...] es un resumen del libro de Montford [...]. No he dado mi opinión personal sobre esto [...]. Así que pedirme que retire algo que se dice en un libro en la revisión de ese libro es, bueno, inútil. Tu intento de refutar mis argumentos están llenos de falacias lógicas [nunca digas dónde] y discute argumentos que yo no he hecho. [Atentos a la conclusión:] En consecuencia, las tésis de Montford parecen incluso más convincentes.

Pues bien, Dra. Curry, (1) difundir falsedades es deplorable, independientemente de que sean creación propia o no, y (2) si no tiene usted el más mínimo interés en participar informadamente en este falso debate que han montado los negacionistas, NO PARTICIPE. Si lo único que pretende es limitarse a repetir como un zombie sin cerebro las estupideces negacionistas, en Internet ya tenemos bastantes loros descerebrados cumpliendo fielmente esa función. Seguro que tiene usted cosas más productivas que hacer.

[Actualización 30/07/2010: veo en el blog de Tim Lambert que precisamente meses antes Judith había reclamado atención a tres puntos de este libro. Tamino ha tratado en detalle dos de esos tres puntos. Y ahora viene Curry diciendo que esos que ella dijo no eran los puntos importantes. Una verdadera científica con credenciales actuando con la irracionalidad del negacionista. Patético.]

Más info en inglés:

El estado de la criosfera

Martes, julio 20th, 2010

La criosfera es el hielo del planeta, y cuando aumentan las temperaturas tiende a derretirse. Dejando de lado los impactos en los ecosistemas, el deshielo es relevante desde el punto de vista de la física del cambio climático por tres motivos fundamentales:

(1) Es un indicador indirecto del calentamiento.

(2) Reduce el albedo del planeta, actuando así como realimentación positiva del calentamiento (feedback positivo).

(3) El hielo que está sobre tierra firme contribuye al aumento del nivel del mar (también produce alteraciones en la circulación oceánica y atmosférica, pero de esto no voy a hablar).

Nuestras observaciones del hielo del planeta indican que:

Aunque la pérdida de hielo es generalizada en todo el planeta y a pesar de que hemos medido el aumento de temperatura directamente con estaciones meteorológicas, satélites, globos sonda, boyas marinas, etc… los escépticos son como los muertos del Sexto Sentido, que sólo ven lo que quieren ver, así que se calzan sus anteojeras y te dicen que el ligerísimo aumento del hielo marino antártico es ¡una prueba fehaciente de que no hay ningún calentamiento global! No es broma: los negacionistas razonan así. ¡Qué más da que las mediciones directas de temperatura indiquen incluso que también ha habido calentamiento en esa región, tanto en el océano como en el aire! Y para muestra, diez botones:

1.

Las estimaciones de extensión del hielo marino basadas en observaciones por satélite muestran un aumento de la cubierta de hielo marino de 1979 a 2004, a pesar de que las observaciones in situ muestran una tendencia preponderante de calentamiento, tanto en la atmósfera como en el océano.

Zhang, J. 2007. Increasing Antarctic Sea Ice under Warming Atmospheric and Oceanic Conditions. Journal of Climate, 1 June 2007, Vol. 20, 10.1175/JCLI4136.1

2.

La tendencia de los 17 años (1982–1998) en la temperatura en superficie muestra un [...] calentamiento de la zona de hielo marino, con cambios moderados sobre los océanos. [...] un patrón espacial con temperaturas más cálidas en la Península Antártica y en los mares periféricos, y temperaturas más frías sobre buena parte de la Antártida oriental.

Kwok, R. and Comiso, J.C. 2002. Spatial patterns of variability in Antarctic surface temperature: Connections to the Southern Hemisphere Annular Mode and the Southern Oscillation. Geophysical Research Letters 29: 10.1029/2002GL015415

3. Algo que por cierto ya sabíamos en 1998:

Para los datos de las estaciones en islas del Océano Antártico, los dos métodos indican tasas de calentamiento de 1,0° y 0,7°C (100 a)-1

Jacka, T.H. and W.F. Budd, 1998. Detection of temperature and sea ice extent changes in the Antarctic and Southern Ocean, 1949-96. Annals of Glaciology, 27, 553-559

4.

Estos registros de temperatura son sistemáticamente más cálidos que mediciones de temperatura hidrográfica anteriores en la región, sugiriendo que la temperatura del Océano Antártico a profundidad media ha aumentado 0,17°C entre los años 50 y los 80. Este calentamiento es más rápido que el del océano global

Gille, S., 2002. Warming of the Southern Ocean Since the 1950s. Science 15 February 2002, Vol. 295. no. 5558, pp. 1275 – 1277

5.

La notable concordancia entre las observaciones y los últimos modelos climáticos sugiere una influencia humana significativa en las temperaturas del Océano Antártico

Fyfe, J. C. (2006), Southern Ocean warming due to human influence, Geophys. Res. Lett., 33, L19701, doi:10.1029/2006GL027247.

6.

El patrón de reducción de las plataformas de hielo refleja [...] y la fuente parecen ser las corrientes océanicas 0,5ºC más cálidas en promedio

Shepherd, A., D. Wingham, and E. Rignot (2004), Warm ocean is eroding West Antarctic Ice Sheet, Geophys. Res. Lett., 31, L23402, doi:10.1029/2004GL021106.

7.

los 1.000 m. superiores del océano del hemisferio sur se han calentado sustancialmente durante este periodo en todas las profundidades [...] el océano ha ganado calor de la atmósfera durante los últimos 50 a 70 años

Gille, Sarah T., 2008. Decadal-Scale Temperature Trends in the Southern Hemisphere Ocean. Journal of Climate, 15 September 2008

8.

El kilómetro superior del Océano Antártico circumpolar se ha calentado

Mayewski, P. A., et al. (2009), State of the Antarctic and Southern Ocean climate system, Rev. Geophys., 47, RG1003, doi:10.1029/2007RG000231

9.

el estancamiento aparente del nivel de temperaturas hasta 1991 puede interpretarse como un periodo de débil aumento en comparación con la perspicua tendencia de calentamiento de 2,8 mK año−1 de los siguientes 15 años

Zenk, W., and E. Morozov (2007), Decadal warming of the coldest Antarctic Bottom Water flow through the Vema Channel, Geophys. Res. Lett., 34, L14607, doi:10.1029/2007GL030340

10.

En este documento revisamos las evidencias de un calentamiento decadal reciente de estas aguas abisales derivadas de la Antártida en gran parte de los océanos globales

Gregory Johnson 2009. Recent decadal warming and freshening of Antarctic-derived abyssal waters. IOP Conf. Ser.: Earth Environ. Sci. 6 032006

Pero nada, el negacionista tiene un lema: si no llegan a la conclusión que a él le gusta (que es básicamente que todo está bien mientras no le digan lo que tiene que hacer), los estudios son erróneos, están manipulados o forman parte de una conspiración mundial. Y además no necesita demostrar nada, es algo que se presume, igual que en las investigaciones derivadas del falso escándalo del climategate. Sin embargo, los que han decidido vivir en el mundo real y, además, atreverse a entenderlo, se han centrado, lógicamente, en encontrar la explicación a esa aparente contradicción, y esta nota de prensa de la NASA es un excelente resumen5.

Para empezar, conviene destacar que los modelos climáticos proyectan una amplificación del calentamiento mucho mayor en el Polo Norte. Esta es la proyección de temperatura por latitudes de los modelos del IPCC 2007 para el año 2080-2099 (promedio), con respecto a la media 1980-1999:

A la izquierda del todo estaría el Polo Sur, en el centro estaría el ecuador y a la derecha del todo el Polo Norte. Como se ve en el gráfico, los propios modelos climáticos ya preveían un calentamiento menor en el hemisferio sur y la Antártida (con respecto al polo norte) (ver también NCAR CCSM3 promediado del ensemble de 9 modelos sobre el escneario A1B). Esto es debido a (1) la inercia térmica del océano (los océanos tienen más capacidad que la tierra para absorber el calor inicial producido por el efecto invernadero, y en el hemisferio sur hay muchísima más superficie oceánica), además (2) las corrientes cálidas se mezclan en la Antártida a mucha mayor profundidad, y (3) la reducción de albedo por derretimiento de la nieve es mayor en el hemisferio norte (dado que hay más superficie terrestre, especialmente cerca del circulo polar, hay mucha más nieve en el norte). Otro factor diferencial es (4) la reducción de albedo por derretimiento del hielo marino; el hielo es un buen aislante, de modo que su desaparición hace que el océano atrape calor cuando recibe radiación solar, pero permite que libere calor cuando no recibe radiación solar. Esto es un inconveniente cuando el hielo desaparece en verano (el océano absorbe calor) y reaparece en invierno (la capa de hielo mantiene el calor oceánico), como sucede en el Polo Norte, porque amplifica el calentamiento.

Efectivamente, esa amplificación se está observando en el Ártico, que es la región del planeta que más se ha calentado (aquí6aquí7 oaquí8), un calentamiento sin precedentes en al menos los últimos miles de años (aquí9aquí10), y cuya causa es antropogénica11. El hielo marino está ya reduciéndose más de lo proyectado por los modelos12, y el motivo también es antropogénico (aquí13aquí14) [aunque en el aumento de temperaturas también han influido aerosoles antropogénicos15 y en la pérdida de hielo cambios en la circulación atmosférica que también pueden tener origen humano16]

Por lo expuesto dos párrafos antes, el IPCC ya advertía que “se proyecta que el hielo marino antártico se reduzca más lentamente que en el Ártico” (Cap. 10.3.3.1).

Sin embargo, es justo reconocer que el calentamiento en el conjunto de la Antártida durante el s. XX ha sido menor que el que simulan los modelos climáticos17. Si bien el calentamiento habido también es antropogénico11 y el propio autor que descubrió la sobrestimación de los modelos también nos decía en su propia nota de prensa que tenemos una explicación razonable de por qué la Antártida se ha calentado menos de lo modelizado. Sabemos que se debe a una intensificación de los vientos circulares (vórtices) que rodean a la Antártida, que actúan como una pantalla impidiendo la llegada del aire cálido a la zona continental interior17. Por lo visto el culpable puede ser el agujero de la capa de ozono en el polo sur, que, al enfriar la estratosfera (absorber menos radiación) esté intensificando esos vientos19, 20. Puesto que (afortunadamente) se han tomado medidas para que se recupere, aún hay motivos para pensar la Antártida alcanzará el calentamiento proyetado por los modelos a lo largo del s. XXI.

Por otro lado, los modelos también proyectan una reducción del hielo marino Antártico (Fig. 10.13), sin embargo, a pesar del ligero aumento del hielo marino, aún es pronto para valorar si esta proyección falla. Las observaciones aún se encuentran dentro de los márgenes de incertidumbre. Como decía antes, esta nota de prensa de la NASA5resume las tres teorías que han pretendido explicarlo, de las cuales la primera es la que más peso ha tenido:

(1) La destrucción del ozono estratosférico ha enfriado la estratosfera  (Gillet 200318). Esto refuerza los vientos ciclónicos que rodean el continente antártico (Thompson 200217). El viento empuja el hielo hacia el exterior, creando áreas de agua abierta llamadas polynyas. Más polynyas generan más hielo marino (Turner 200921).

(2) La desalinización del agua superficial derivada de mayor precipitación y de más hielo nuevo, de modo que aumenta la diferencia de densidad con la capa profunda más cálida (mayor estratificación) y eso reduce la convección de aguas cálidas hacia la superficie, por lo que hay menos deshielo (Zhang 200722).

(3) La mayor precipitación también hace que esa nieve en muchos casos acabe convirtiéndose en hielo marino23 (mecanismo que, por cierto, ya fue anticipado en 199224).

Por último, conviene saber que según los atlas cartográficos de la época, el hielo marino antártico ocupaba una extensión mucho mayor a mediados de siglo. Puedes ver la reconstrucción del HadISST del hielo marino tanto en el Ártico como en el Antártico, o mirar aquí25aquí26 oaquí27.

Información muy gráfica aquí.

[Actualización 15/06/2011: publicado el informe de evaluación del Arctic Monitoring and Assessment Program, comentado aquí]


  1. Global Glacier Changes: facts and figures. World Glacier Monitoring Service (WGMS)
  2. Velicogna, I. (2009), Increasing rates of ice mass loss from the Greenland and Antarctic ice sheets revealed by GRACE, Geophys. Res. Lett., 36, L19503, doi:10.1029/2009GL040222
  3. State of the cryosphere. National Snow and Ice Data Center.
  4. Christensen, T. R., T. Johansson, H. J. Åkerman, M. Mastepanov, N. Malmer, T. Friborg, P. Crill, and B. H. Svensson (2004), Thawing sub-arctic permafrost: Effects on vegetation and methane emissions, Geophys. Res. Lett., 31, L04501, doi:10.1029/2003GL018680
  5. Voiland, A. 2009. What’s Holding Antarctic Sea Ice Back From Melting?. NASA Earth Science News
  6. Serreze, M. C., Barrett, A. P., Stroeve, J. C., Kindig, D. N., and Holland, M. M.: The emergence of surface-based Arctic amplification, The Cryosphere Discuss., 2, 601-622, doi:10.5194/tcd-2-601-2008, 2008
  7. Screen, J.A. & Simmonds, I. (2010): The central role of diminishing sea ice in recent Arctic temperature amplification. Nature 464, 1334-1337 (29 April 2010) | doi:10.1038/nature09051
  8. Serreze, M. & Barrett, A. (2010). Observed and projected aspects of arctic amplification. CIRES/NSIDC. International Polar Year Oslo Science Conference
  9. Kaufman et al 2009. Recent Warming Reverses Long-Term Arctic Cooling. Science 4 September 2009, Vol. 325. no. 5945, pp. 1236 – 1239 DOI: 10.1126/science.1173983
  10. Polyak et al 2010. History of sea ice in the Arctic. Quaternary Science Reviews, Volume 29, Issues 15-16, July 2010, Pages 1757-1778. Special Theme: Arctic Palaeoclimate Synthesis (PP. 1674-1790)
  11. Gillett, Nathan P. et al 2010. Attribution of polar warming to human influence. Nature Geoscience 1, 750 – 754 (2008) 30 October 2008 | doi:10.1038/ngeo338
  12. Stroeve, J., M. M. Holland, W. Meier, T. Scambos, and M. Serreze (2007), Arctic sea ice decline: Faster than forecast, Geophys. Res. Lett., 34, L09501, doi:10.1029/2007GL029703
  13. Vinnikov, Konstantin Y. et al 2009. On the Detection and Attribution of Anthropogenic Global Warming Using Northern Hemisphere Sea Ice Extent. NASA Technical Reports Server (NTRS)
  14. Min, S.-K., X. Zhang, F. W. Zwiers, and T. Agnew (2008), Human influence on Arctic sea ice detectable from early 1990s onwards, Geophys. Res. Lett., 35, L21701, doi:10.1029/2008GL035725
  15. Shindell, D. & Faluvegi, G. 2009. Climate response to regional radiative forcing during the twentieth century. Nature Geoscience 2, 294 – 300 (2009) | doi:10.1038/ngeo473
  16. Wu, B., J. Wang, and J. E. Walsh, 2006: Dipole anomaly in the winter Arctic atmosphere and its association with sea ice motion. J. Climate, 19, 210-225
  17. Monaghan, A. J., D. H. Bromwich, and D. P. Schneider (2008), Twentieth century Antarctic air temperature and snowfall simulations by IPCC climate models, Geophys. Res. Lett., 35, L07502, doi:10.1029/2007GL032630
  18. Thompson & Solomon 2002. Interpretation of Recent Southern Hemisphere Climate Change. Science 3 May 2002: 895 | DOI: 10.1126/science.1069270
  19. Gillett, N. P.  & Thompson, D.W.J. Simulation of Recent Southern Hemisphere Climate Change. Science 10 October 2003, Vol. 302. no. 5643, pp. 273-275 | DOI: 10.1126/science.1087440
  20. Shindell, D. T., and G. A. Schmidt (2004), Southern Hemisphere climate response to ozone changes and greenhouse gas increases, Geophys. Res. Lett., 31, L18209, doi:10.1029/2004GL020724
  21. Turner, J., J. C. Comiso, G. J. Marshall, T. A. Lachlan‐Cope, T. Bracegirdle, T. Maksym, M. P. Meredith, Z. Wang, and A. Orr (2009), Non‐annular atmospheric circulation change induced by stratospheric ozone depletion and its role in the recent increase of Antarctic sea ice extent, Geophys. Res. Lett., 36, L08502, doi:10.1029/2009GL037524
  22. Zhang, J. 2007. Increasing Antarctic Sea Ice under Warming Atmospheric and Oceanic Conditions. Journal of Climate, 1 June 2007, Vol. 20, 10.1175/JCLI4136.1
  23. Markus, T. & Cavalieri, D.J. Interannual and regional variability of Southern Ocean snow on sea ice. Annals of Glaciology, Vol. 44, Num. 1, November 2006 , pp. 53-57(5)
  24. Manabe, S., Spelman, M.J. & Stouffer, R.J. Transient Responses of a Coupled Ocean-Atmosphere Model to Gradual Changes of Atmospheric CO2. Part II: Seasonal Response. Journal of Climate Vol. 5, February 1992
  25. Jacka, T.H. and W.F. Budd, 1998. Detection of temperature and sea ice extent changes in the Antarctic and Southern Ocean, 1949-96. Annals of Glaciology, 27, 553-559
  26. Curran et al 2003. Ice Core Evidence for Antarctic Sea Ice Decline Since the 1950s. Science 14 November 2003: Vol. 302. no. 5648, pp. 1203 – 1206 DOI: 10.1126/science.1087888
  27. Cotté, C. & Guinet, C. 2007. Historical whaling records reveal major regional retreat of Antarctic sea ice.  Deep Sea Research Part I: Oceanographic Research Papers. Vol. 54, Issue 2, February 2007, Pages 243-252

Libro divulgativo sobre el cambio climático

Lunes, julio 19th, 2010

Últimamente estoy bastante ocupado. Estaba trabajando en un post sobre el estado de la criosfera, pero se ha quedado un poco parado. Entre otras cosas (p.ej. mi boda) he estado ocupado recopilando algunos posts y convirtiéndolos en libro. Este ha sido el resultado:

Concretamente he incluido en la primera parte los posts que agrupébajo el subtítulo “manual teórico”, que pretenden ser una explicación ordenada de por qué sabemos que estamos provocando el actual cambio climático. En la segunda parte del libro he agrupado los posts sobre el consenso científico, los expertos y el negacionismo. Que hacen un total de 60 páginas de 15 x 23 cm. en tapa blanda.

Al igual que este foro, el libro no es alarmista. Pretende reflejar objetivamente y de manera divulgativa las nociones básicas del actual cambio climático, unas nociones que están en los libros de texto sobre climatología, que se estudian en las universidades y que se dan por sentadas en todos los estudios científicos especializados. No debe ser un libro polémico porque no se tocan cuestiones de vanguardia (como la aceleración de la subida del nivel del mar, p.ej.).

Por último, y para que cualquier eventual negacionista descarte sus inevitables prejuicios, no obtengo ningún beneficio con la venta del libro. El coste total (15 €) es el resultado de sumar el coste de impresión de Lulú.com (12 €) y los gastos de envío (3  €). También está disponible en pdf por 1 € y pico, pero en pdf lo puedo enviar por correo a cualquiera que me lo pida (aunque sin portada ni contraportada).

*Ojo, porque tarda casi 1 mes en llegar (desde que me dijeron que ya lo habían enviado (shipped) tardó casi 2 semanas).