Dragonite Chronicles

[INTRO]

El bosque estaba totalmente calcinado, había cuerpos de animales hechos cenizas, y el calor era inaguantable, sin embargo ellos 2 seguían luchando, una batalla que parecía no tener fin, por lo menos por lo pronto, hasta que uno de ellos empezó a susurrar unas palabras y alzó sus brazos en el aire como intentando volar, una luz roja empezó a salir desde su interior y fue envuelto en una enceguecedora bola de fuego, pero todo esto no duro mucho ya que esa bola de fuego se comprimió y fue directo a su mano.
-Podría extender nuestra reunión un poco más pero ya no necesito hacer más tiempo.- Dijo el portador de la bola de fuego.
El otro lo miraba fijamente a los ojos con demasiado odio para ser descrito con palabras…
Nuevamente su recuerdo volvía a su mente y una sonrisa se dibujaba en su cara, mientras que , al mismo tiempo, se retenía para no soltar una lágrima.
Pero ahí estaba, apenas podía mantenerse en pié y mirándo al enemigo levantó su espada del suelo y dijo…
- Creo que este es el momento…
Ambos tenían la mirada puesta encima del otro, y por más que uno de ellos sonreía se podía notar todo el odio que compartían.
En ese momento el suelo empezó a vibrar cerca del que estaba mal herido, y este empezo a pararse de una forma mas erguida como si ya no sintiera el dolor de sus golpes. Las pocas ramas q estaban cerca suyo empezaron a crepitar y poco a poco se fueron volviendo cenizas, el calor que emanaba era capaz de derretir hasta el glaciar mas grande del planeta en cuestion de segundos, y a pesar de eso la temperatura seguía aumentando y su contricante no parecía tener intención alguna de retirarse, al contrario, parecía estar emocionado por esa demostración de poder. Todo esto de seguro suena demasiado irreal e inentendible… Pero eso era lo que pasaba en ese momento en el reino de Shiryo. De todas formas creo que es mejor empezar desde el principio…

Un comentario

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *